domingo, 28 de julio de 2013

Capítulo 10.




Amanda Turner

Llevaba toda la semana castigada, y el lunes, después de volver a casa, mi móvil al igual que el de mi hermano volvía a estar confiscado. Algo tenía que hacer para librarme de aquel dichoso castigo pero aún no sabía el qué. De todas maneras, hoy jueves, había quedado con Gin y mañana iría a casa de Harry a pasar un rato divertido con aquellos locos y por mi cabeza no pasaba la idea de perderme ninguna de las dos cosas. Hoy no iba a ir al gimnasio, había quedado con Gin sobre las cinco en un Starbucks del centro, así que me vestí con un vaquero, una camiseta de manga corta amarilla y las converse. Cogí el bolso con el monedero y una sudadera blanca por si al tiempo londinense le daba por cambiar de repente. Bajé las escaleras con cuidado. El plan de hoy era salir sin que se enteraran.

- ¿Dónde vas hija? –preguntó mi madre. Pues sí que empezamos bien.
- Esto…-piensa rápido, Amy, piensa.- A la biblioteca, tengo que coger un libro para literatura, es una de las lecturas obligatorias, entra en el exámen.-expliqué rápidamente.
- ¿Has dicho que vas a la biblioteca? –dijo mi hermano bajando las escaleras. Asentí.- Pues voy contigo, necesito mirar unos manuales para clase.
- No os entretengáis mucho, sabéis que vuestro padre os tiene castigados.-dijo sonriendo mi madre. Cada uno besamos una mejilla y salimos de casa. Seguramente a mi madre no la habíamos engañado ninguno de los dos pero también sabía que no se lo diría a nuestro padre.
- Me voy corriendo que ya llego tarde.-le dije a mi hermano en cuanto estuvimos fuera.
- ¿Quedamos aquí a las ocho? Lo digo para que se trague papá lo de la biblioteca.-
- Perfecto. Hasta luego, Dani.
- Pásalo bien, tortuguita.-besé su mejilla y salí prácticamente corriendo en dirección a la boca de metro más cercana a mi casa.

Ginger Bennet

En cuanto llegué del instituto y terminé de comer, me puse a hacer todo lo que nos habían mandado para el día siguiente. Sobre las cuatro y media de la tarde, me vestí de nuevo con la ropa con la que había ido a clase y salí para encontrarme con Amanda en uno de los Starbucks céntricos de Londres. Cuando llegué, ella aún no estaba así que decidí entrar para coger una mesa y esperarla dentro. Unos minutos después, apareció, con las mejillas ligeramente sonrosadas y un poco agitada. Debía de haber venido corriendo.

- Siento llegar tarde, sigo castigada y he tenido que dar explicaciones cuando me han visto que iba a salir.-se disculpó.
- No importa.-sonreí.
- ¿Lo de siempre? –preguntó, asentí y se fue a pedir dos cafés. Volvió con ellos y se sentó en la silla frente a mí.
- Gracias.-dije antes de dar el primer sorbo a mi café.
- ¿Y bien? ¿Vas a contarme qué te pasa? –directa al grano.
- No me pasa nada, ya te lo dije, soy la Gin de siempre.
- Oh, venga ya, Gin. Saltémonos esa parte y vamos directamente a la que me cuentas por qué demonios estás rara conmigo, ¿qué he hecho? ¿Es porque no te avisé de que estarían los chicos en la discoteca?
- No claro que no es eso.-dije. Aquello había sido una grata sorpresa. ¿Qué hacía? Tenía que decírselo porque no pararía hasta que lo averiguara.
- ¿Entonces? ¿Te ocurrió algo allí? ¿Algún capullo te molestó? –negué con la cabeza.- Pues no lo entiendo, yo pensé que lo habías pasado bien. ¡Si hasta te vi bailando con Hazza! –Ah, genial. Ahora le llama por su apodo.
- Es mejor que lo dejes, Amy, en serio.-
- De eso nada, hemos quedado para hablar y no pienso irme a casa sin saber qué te pasa. Así que tú misma.-resoplé.- Vamos, suéltalo de una vez.
- Ag, está bien.-di un sorbo al café.- ¿Entre Harry y tú hay algo? –ella se atragantó y empezó a toser varias veces.- Me lo imaginaba.
- No, no, no, no y mil veces no. ¿Cómo se te ocurre pensar eso? -¿Y a ti cómo se te ocurre hacer esa pregunta?
- Vamos, Amy, sé sincera tú ahora.
- Lo estoy siendo. No hay nada. Cero.
- Ya, claro.-me levanté de la silla dispuesta a irme de allí.
- Espera Gin, no te vayas.-dijo agarrándome del brazo.- Te he dicho la verdad. No ha pasado nada entre nosotros. Simplemente nos hemos caído bien y somos amigos.
- Por eso te besó aquel día en la discoteca, ¿no? Porque os caéis bien.
- No me besó.
- ¿También lo vas a negar? Sé lo que vi, ¿vale?
- Vistes mal, entonces.-
- Seguro.-me deshice de su agarre y empecé a andar hasta la puerta.
- Gin.-volvió a llamarme. Me giré para mirarla.
- Es igual, Amy. En el fondo me alegro de que mi mejor amiga esté con uno de mis chicos.-dije antes de abrir la puerta para irme.

Amanda Turner

No podía creerme lo que acababa de pasar. Ahí me había quedado, de pie al lado de la mesa con cara de imbécil. ¿Por qué demonios no me creía? Salí de allí sin poder quitarme de la cabeza la cara de mi amiga al pronunciar su última frase. Estaba dolida, se veía en su mirada. Caminé hasta el metro mientras pensaba en cómo podía arreglar todo este malentendido que se había formado. Miré el reloj de mi muñeca para asegurarme de que llegaba a la hora acordada a casa y cuando giré en la esquina antes de entrar en mi calle, vi a mi hermano aparecer por el otro extremo. Llegamos casi a la vez y nos saludamos.

- ¿Qué tal ha ido la tarde? –me preguntó.
- Fatal.-contesté antes de llamar al timbre. Mi madre abrió y después de saludarla, entramos. Mi padre se encontraba en el salón. Subí a mi habitación, entré y me tiré en la cama.
- ¿Y eso? ¿Qué ha pasado? –preguntó mi hermano cerrando la puerta tras él.
- Había quedado con Gin. ¿Recuerdas que te dije que estaba rara? –asintió mientras se sentaba en la cama.- Pues ya sé por qué: cree que Harry y yo estamos juntos.
- ¿Y tú qué le has dicho?
- Pues la verdad: que no hay nada de nada. Pero no me ha creído. Es mi única amiga de verdad, Dani, aparte de Eli. No quiero que esté así conmigo por algo que no ha pasado.-dije y él me abrazó.
- No te preocupes. Lo arreglaréis. Es como cuando de pequeñas os enfadabais por alguna muñeca. Siempre terminabais riendo.
- ¿Y tú dónde has estado?
- Con Josh, tomando un poco el aire. Con el dichoso castigo llevaba toda la semana encerrado.
- Aun continúa el castigo.-le recordé.
- Lo sé, lo sé.-rió.- Estoy deseando largarme de aquí a vivir por mi cuenta.-dijo tumbándose a mi lado.
- ¿Me dejarás ir contigo? –pregunté.
- Claro que sí. Josh me ha ofrecido irme con él pero antes quiero encontrar trabajo.
- Ya hablaré yo con Josh. Le haré la pelota para que me haga la misma oferta también.-ambos reímos de nuevo y nos quedamos un rato más allí tumbados, hablando de nuestras cosas.

Bajamos a cenar cuando mi madre nos llamó casi a voces. Aún seguíamos enfadados con mi padre pero si queríamos librarnos del castigo ahora que llegaba el fin de semana, teníamos que aparentar que se nos había pasado el cabreo y que estábamos dispuestos a pedirle disculpas. Y así fue. Tras mostrarnos arrepentidos y prometer en varias ocasiones que no volveríamos a “saltarnos” las normas, conseguimos que el castigo desapareciera y por lo tanto, recuperamos nuestros adorados teléfonos. Cuando terminamos la cena y recogimos la mesa, subí a mi habitación, me puse el pijama y me metí en la cama con el móvil en la mano. Había un montón de mensajes de estos tres días y me puse a leerlos y contestar.

Veronica Reed

Era viernes por la tarde y Louis me había dejado sola en casa porque había ido a acompañar a Eleanor al aeropuerto ya que esta iba a Manchester a pasar unos días con su familia. Decidí llamar a Gin y preguntarla si quería salir de compras conmigo, así además de conseguir algunos modelitos, hacía tiempo hasta que Louis volviera para ir a casa de Harry y pasar un buen rato con los chicos. Ella aceptó encantada y quedamos en vernos en el centro media hora después. Pasamos la tarde de tienda en tienda y haciendo un poco el idiota en los probadores con algunas prendas extravagantes. Al final, nos sentamos en una cafetería con dos bolsas en cada mano cada una.

- Estoy agotada.-exclamé sentándome en una silla.
- Lo mismo digo.-me imitó y esperamos a que un camarero llegara para tomarnos nota.

Aquella tarde había descubierto que no me equivocaba con Gin: era una chica muy agradable y divertida. Lo habíamos pasado estupendamente. Estuvimos un rato charlando mientras tomábamos un refresco y entonces tuve una idea.

- Oye Gin, ¿haces algo esta noche? –ella negó con la cabeza.
- ¿Por?
- Voy a ir a casa de Harry, con los chicos, a cenar y tomar algo, podrías venir. Solo vamos a ser dos chicas, yo y una tal, Amanda según me contó Louis. Necesitamos apoyo femenino con esos cinco.-expliqué soltando una risita después.
- No creo que sea buena idea.-respondió.
- ¿Por qué no?
- No he sido invitada.
- ¿Y qué crees que estoy haciendo ahora mismo? No creo que les importe que vengas.-insistí.
- De verdad, no me apetece.-se excusó.
- Gin, ¿te pasa algo? –negó levemente.- Sé que nos conocemos de hace poco pero si hay algo que quieras contarme, te escucho.-suspiró y pareció decidirse a hablar.
- La tal Amanda.-empezó a decir.- Es mi mejor amiga.
- No veo el problema, ¡mejor entonces!
- Hay un problema. Ella tiene algo con Harry aunque lo niegue y bueno, yo…-no la dejé acabar.
- Te gusta Harry.-asintió.
- Sé que es una tontería porque él jamás se fijaría en alguien como yo pero prefiero no ver cómo lo pasan bien juntos. Por no hablar de que no soy amiga de ninguno de ellos, tan solo una de las miles de fans que los han conocido, afortunadamente, en un meet and greet.- me quedé mirándola, sin saber bien qué decir.
- No digas eso mujer. Eres una chica estupenda, ¿por qué no iba a fijarse en ti?
- Porque ya se ha fijado en ella. Y está bien, me alegro por ellos pero no sé, creo que tengo que asimilarlo.-contestó. Miré el reloj.
- Gin, lo siento pero tengo que irme, he quedado con Louis en que me recogería a esta hora.
- Claro, no te preocupes.-sonrió.- Pasadlo bien esta noche.
- Si te lo piensas mejor y quieres venir, llámame, ¿vale?
- No lo creo, pero vale.-nos dimos un abrazo de despedida.- Llámame cuando vuelvas a Londres y nos vemos.
- Por supuesto.-contesté. El domingo volvía a la universidad para hacer los exámenes pero seguramente, estaría en Londres en cuanto los terminara. Tenía pensado cambiarme de universidad, allí no estaba a gusto.

Salí del centro comercial y unos minutos después vi aparecer el coche de Louis, me subí y condujo hasta su casa. Una vez allí, ambos nos pusimos a arreglarnos. Me di una ducha y me puse unos vaqueros largos claritos acompañados de una camiseta roja de media manga, un poco ancha. Me calcé unas converse rojas y cogí una cazadora negra por si hacía frío. Metí el móvil y un par de cosas en el bolso y bajé al salón a esperar a Louis.

- Listo, ¿nos vamos?
- Cuando usted quiera.-dije y reímos.

Salimos de la casa y nuevamente, nos montamos en el coche. Louis condujo hasta un barrio algo más cercano al centro de la ciudad que en el que él vivía y aparcó frente a una bonita casa con la fachada de ladrillos. Bajamos del coche y nos acercamos a la verja que estaba abierta, entramos y caminamos unos metros por un pequeño caminito de piedras que atravesaba el jardín hasta la puerta de entrada. Louis llamó al timbre y escuchamos un “ya voy” desde dentro. Segundos más tardes, el chico de pelo rizado abrió la puerta y saludó a Louis con un abrazo.

- Hazza, ella es Ronnie.-me presentó Louis.
- Así que tú eres la famosa Ronnie, amiga desde tiempos remotos de Louis.-habló Harry.
- Exacto.-reí y me saludó también con un abrazo.
- Encantado.
- Igualmente.
- Venga, pasad. Los chicos ya han llegado.
- ¿Somos los últimos? –preguntó Louis.
- Aún falta Amy.-respondió él.

Nos condujo a lo largo del pasillo hasta el salón donde efectivamente, estaban los otros tres chicos. Hicimos las presentaciones y nos sentamos en el sofá a charlar mientras esperábamos que llegara la persona que faltaba.

¡Hola! Aquí el capítulo 10. Espero que os haya gustado, ¿Qué pensáis de la actitud de Gin? Bueno, no me enrollo mucho hoy, intentaré subir antes de irme de vacaciones. Muchísimas gracias.
Love, 
Sarai.

30 comentarios:

  1. Me encantaa!! Y espero que se arreglen las cosas..
    Siguela pronto:)

    ResponderEliminar
  2. Me encantó. La actitud de Gin, aunque no la comparto, suele pasar, a veces nos cegamos un poquito. Pero supongo que se arreglarán las cosas. Espero que no nos dejes sin saber que pasa en la reunión, si no es así te deseo que pases unas felices vacaciones. ¿Volverás pronto? Disfruta del tiempo que tengas. Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrá que abrir los ojos nuestra querida Gin :) Intentaré subir el miércoles, o quizás antes. Me voy diez días :) Muchisimas gracias <3

      Eliminar
  3. Holiiii, aqui yo, ahora me toca a mi comentar. Haber, haber, primero de todo decirte que me cae mal Gin, entiendo que esté celosa, pero se supone que es su mejor amiga, tendria que confiar mas en ella ¿no?
    Y que quieres que te diga, yo creo que ha sido un poco como... No se como decirlo, como "borde" con Ronnie osea la invita ahí de buenas y vale que va a ir Amy, pero creo yo que si fuera a la fiesta podria comprobar del cierto si hay algo entre Harry y Amy, a parte de que no es solo Amy la que va a estar ahí, estará Vero y tambien los chicos...
    Y bueno, ahora la cosa es, ¿va a aparecer Amy? Una de las cosas que se me pasan por la cabeza es que decide no ir para que Gin se de cuenta de que no hay nada entre Harry y ella. O que aparezca en casa de Gin en plan, no voy a ir con ellos tu eres mi mejor amiga y estas por delante de todo.
    Bueno, yo y mis paranoias que me monto, creo que tengo un exceso de imaginación.
    Espero el siguiente cuando puedas :)
    Love you <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wiiiii yo también adoro tus comentarios, que lo sepas *-*
      Jajajaja pobre Gin, en teoría si pero los celos son muy malos.
      Exacto, quizás si fuera con los demás descubriría lo que realmente está pasando pero en fin...debería dejar sus pensamientos a un lado e ir a pasar un buen rato con sus chicos.
      Pues podría ser que no fuera pero entonces, ¿qué pensarían de ella los chicos?
      Jajajajaja eso está bien. A ver si lo puedo subir antes del miercoles.
      Love you <3

      Eliminar
  4. Que cabezota es Gin, deberia escuchar a su amiga hombre que para eso lo es.
    Haber que tal se caen Amy y Ronnie, yo creo ue se aceran bien no se, todo es posible y menos mal que les han levantado ya el castigo, YA ERA HORA POR DIOS!!!
    Por lo demás, nada mas. Espero el siguiente. Genial como siempre. Un besazo!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho. La culpa es de los celos.
      Jajajaja sí, al fin! :D
      Muchas gracias <3

      Eliminar
  5. Si es su mejor amiga tendría que creerla! Jo, espero que Gin acepte finalmente aparecer en casa del rizos c;
    Y cuando llegue Amy.... PARTY HARD, ALL DAY, ALL NIGHT! PUAAAAAAAJAJAJAJAJJAJAJAJAJ vale no, pero me hacía ilusión ponerlo cx
    Love the chapter soooo much :D
    Besooooooos ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, debería creerla pero bueno, es así de brutita jajaaja
      OUH, YEAH!
      Muchas gracias <3

      Eliminar
  6. Te dije que iba a comentar a partir de ahora en tus novelas, y bueno, aquí estoy :D Gin tiene que abrir los ojos, hombre, que entre Amy y Hazza no hay nah de nah. Y bueno, por último, a ver que pasa en la fiesta :P
    No tardes en subir, prima. Un besito <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wiiiiiiiiiiiii *aplaude* Pues sí, pero parece ser que es muuuuuuy cabezota 8)
      Si puedo el miercoles lo teneis :)

      Eliminar
  7. me encatnta,y creo que Gin tiene que creer en Amy si son mejores amigas es por algo asi que espero que al fin aparezca por la fiesta :)). En la fiesta tiene que ocurrir algo plsss!!! ajjajaaj.
    Espero quepuedas subir pronto. Un beso xx

    ResponderEliminar
  8. Me encanta el cap,pienso que Gin es un poco cabezota y ya que Amy es su mejor amiga podría abrir los ojos y confiar en ella y esperemos que esa pequeña fiesta ocurra algo jajajajajaja te veo en el proximo cap :)
    Loveeee xx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí lo es, a ver si entre en razón :) Muchas gracias <3

      Eliminar
  9. Ooo me encantan tus novelas TODAS jejeje bueno espero que subas pronto el proximo capítulo:D

    ResponderEliminar
  10. Esos celos que tiene Gin no pueden ser buenos. Estoy deseando que se dé cuenta de que no hay nada entre ellos. Como siempre, ¡me has dejado con la intriga!
    Un beso enoooorme :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veremos si se da cuenta pronto :) Muchas gracias <3

      Eliminar
  11. Gin debería escuchar a Ronnie :c Tiene que ir a la fiesta y solucionarlo todo y que vuelvan como antes dfadfadsf Siguela, que me has dejado intrigada con la fiesta :/ Jajjajaj

    P.D.: cuando suba capi yo te avisare desde otro twitter (@patatahoran_) es que soy un poco tonta y se me ha olvidado la contraseña del otro... xdd

    UN BESOO <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería sí... Ya veremos a ver qué pasa :)

      Vale, entonces, ¿te aviso yo también en ese?

      Un beso y gracias <3

      Eliminar
  12. Holaaaaaaaaaaaaaaaa, es perfecto. Me caee suuuuuuuper bien Ronnie. La actitud de Gin.. buueno.. si Amy le ha dicho la verdad la debería creerla.. Espero el siguiente, besiiitos<33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tambien, es muy akshbfjhsdf :) Debería, sí pero es un poco cabezota -.- Gracias <3

      Eliminar
  13. ndkjandkanda, siguela pronto please :)

    ResponderEliminar